Test de Concepto

Antes de llevar a cabo una estrategia de marketing se requiere una idea central o concepto acerca del producto. Con éste es que se intentará convencer a un segmento de consumidores de que una marca posee ciertas características y beneficios que ellos desean. Los conceptos representan la esencia misma del producto.

La Prueba de Concepto permite a la firma interesada redefinir, modificar y reunir ideas para así luego formular un concepto básico del producto. Con este concepto se espera que logre que el producto tenga mayor probabilidad de ser aceptado exitosamente en el mercado y que le facilite así permanecer allí por un mayor lapso de tiempo.

Muy relacionado al concepto está el nombre del producto. La importancia radica en que el nombre debe lograr que los consumidores identifiquen al producto y que lo puedan distinguir ante los competidores. Otra función muy importante es que este debe transmitir el concepto, beneficios, u otro tipo de información pertinentes.

Las Pruebas de Nombre son llevadas a cabo para cerciorarse que el nombre actual o futuro de un bien o servicio es el adecuado y que cumple sus funciones. Los objetivos específicos al llevar a cabo dichas pruebas son los siguientes:

Debido a la creciente competitividad que hay en mercado, cada vez se hace más indispensable hallar el nicho de mercado para cada producto comercializado y definir a la población meta del mismo. Ya habiendo rigurosamente demarcado estos es crucial que todos los aspectos y características del producto sean consistentes. Para el éxito de este proceso es que se llevan a cabo las Pruebas de Nombre y de Concepto. Estas pruebas permiten a la empresa no sólo definir la población meta y así encontrar un nicho de mercado sino también asegurarse que todos los aspectos del producto vayan “de la mano” con esta.

Desde INSTITUTO DATAKEY ofrecemos los más profesionales y eficaces servicios de Pruebas de Nombre y Pruebas de Concepto. Estos tipos de pruebas han probado tener gran utilidad para las empresas debido a que producen información acerca de detalles importantes  de sus productos.

Test de Producto o Servicio

Consiste en el testing (pruebas) de prototipos de productos o servicios que la empresa se disponga a comercializar. Los nuevos prototipos deben ser probados por los consumidores potenciales con el fin de comprobar en qué medida el producto/servicio se adecua al concepto que originó su desarrollo y las preferencias de los consumidores.

Mediante dicho test se evalúa la necesidad de modificar características del producto/servicio.

Consideramos que es muy importante realizar ésta pregunta y darle una ligera respuesta para animarnos a elaborar este tipo de estudio en el mercado ya que así conoceremos cual es la opinión de las consumidores o clientes potenciales de determinado producto, que buscan satisfacer sus necesidades y esa debe ser precisamente la misión de todo vendedor, lanzar un producto nuevo o actualizar uno ya existente en el mercado.

En principio me siento muy bien y salgo feliz de una tienda, cuando me preguntan si encontré lo que buscaba, o bien cuando me preguntan por algún producto en particular.

Un producto es calificado por diferentes aspectos: olor, sabor, color, calidad entre muchos otros, porque de eso depende la adquisición de los consumidores y así lograr un grado de satisfacción para seguirlo consumiendo.

Todo ello le será útil a cualquier negocio o empresa al momento de plantearse ¿Cuándo lanzar el producto?

  • Si lo lanza antes: Tiene la ventaja de la novedad; le permite situarse en el mercado como la empresa que hace dicho producto y obtener la posición de líder, pero con el inconveniente de que si se aprecia algún fallo la competencia puede sacar un producto mejorado.
  • Si lo lanzas después: no incurrimos en los fallos de la competencia

El producto es una variable estratégica y la configuración va a determinar el resto de las políticas comerciales, en función del tipo de producto la empresa fijará el nivel de precio, establecerá los canales de distribución y decidirá las formas de comunicación más adecuadas, por lo tanto la estrategia del producto constituye el punto de partida de la táctica comercial.

Es muy importante dar los productos a un precio factible para que los consumidores tengan la capacidad de adquirir sin condición, aunque en algunos casos, en las compradores no influye el precio, sino puede ser que muchas veces, la marca, la calidad, el olor, el sabor o más que todo, por una necesidad.

Una de las utilidades que se le da a la investigación de mercados en la empresa actual es conocer el nivel de satisfacción de sus clientes, el focus costumer se ha convertido en el gran protagonista de todas las compañías que deseen permanecer con éxito en el mercado, por ello es preciso acudir a técnicas cuantitativas o cualitativas para medirla y analizarla.

Con un test del producto se logra obtener una valiosa información del cliente respecto al producto o servicio, acerca de sus hábitos, necesidades y gustos.

Es una herramienta rápida y sencilla para conocer las opiniones del cliente para aplicar mejoras sobre un producto ya sea de uno existente o un producto por innovar que casi siempre son los que las personas adquieren por ser algo llamativo, a un precio disponible y accesible pero sobre todo lanzar un producto nunca antes visto en el mercado.

Definitivamente para que una empresa tenga éxito es necesario que se adapte al mercado, de tal modo que pueda mantener la competitividad, sin embargo, esta búsqueda de la satisfacción no puede llevarse hasta el extremo de que no sea rentable para la empresa y la coloque en una situación de esclavitud con respecto al mercado.

Al realizar una investigación de mercados sobre el producto es necesario tener en cuenta una serie de variables como:

  • La población
  • La edad
  • La zona de residencia
  • El nivel de ingresos

Independientemente del tipo de mercado, es relevante conocer las características de los consumidores y para ello habrá que responder a las siguientes incógnitas: ¿Quiénes son los consumidores?, ¿Por qué compran?, Cómo compran?, ¿Dónde compran?, y ¿Qué cantidad compran?

En un primer paso los encargados de marketing deben de entender las necesidades del cliente como del mercado dentro del cual participan. Muchos vendedores cometen el error de poner mayor atención a los productos específicos que ofrecen, y no a los beneficios y las experiencias generados por tales productos. Establece que los consumidores favorecen los productos que ofrecen la calidad, desempeño y las características innovadoras

La segmentación del Mercado y variables de segmentación

La segmentación del mercado trata de concretar las características concretas que posee nuestro “Target Group”.

El Público objetivo y el Mercado Potencial, puede estar determinado por la demarcación territorial de nuestro mercado, o sea, si vamos a dirigirnos a una sola población, a una comarca, a una provincia, a una región, a una nación, a la UE, etc.

Esto no es difícil de ver, puesto que depende básicamente de nuestra capacidad productiva y del tipo de producto. De hecho es lo primero que se plantea un empresario a la hora de plantearse hasta donde piensa intentar llegar físicamente con sus productos. Si tan sólo fuera esa la premisa a tener en cuenta para medir el mercado potencial, sólo tendríamos que dirigirnos a la oficina más próxima del Instituto Nacional de Estadística o a través de Internet, y averiguar cual es el censo de la población de la zona geográfica deseada.

Pero existe otra variable que es tan importante como la anterior, y es el tipo de público objetivo. Este grupo, que se denomina también “Nicho de mercado”, consiste en la selección que hacemos de posibles consumidores de nuestros productos en base a una serie de variables, que a continuación comentaremos.

Precisamente el nombre de “Nicho” viene dado porque, dentro de un universo amplio que abarcaría la totalidad de la población, comenzamos a segmentar desde diferentes ángulos hasta formar como una especie de pequeño (o no tan pequeño) cajón que contiene al grupo de individuos que comparten una misma serie de valores de diferentes variables, o sea una serie de características comunes, quedando fuera todo el resto de población.

VARIABLES DE SEGMENTACIÓN.

Aunque las variables utilizadas pueden ser muchas, y si dispusiéramos de toda la información del mundo podríamos afirmar sin rubor que cuantas más variables tengamos, más cerca de nuestro cliente potencial estaremos, tenemos que plantearnos que lo práctico es trabajar con unas pocas variables, tres o cuatro a lo sumo. Vamos a llevar a cabo un trabajo que podamos asumir con facilidad y que nos permita obtener conclusiones claras con un esfuerzo que podamos asumir sin que nos desborde. No hay que profundizar más allá de lo que nuestros medios nos permiten, por ahora.

No obstante, por si alguien tiene especial interés en conocer más variables de las que se pueden llegar a utilizar en estudios especializados, indicamos una lista de las más usuales:

– SEXO.

– EDAD.

– ESTADO CIVIL.

– TAMAÑO DE LA FAMILIA.

– NIVEL ECONÓMICO.

– NIVEL ACADÉMICO.

– HABITAT URBANO (Rural, urbano, gran metrópoli).

– HABITAT CLIMATOLÓGICO (Zonas húmedas, secas, calurosas, frías, cálidas, etc.).

– HABITAT URBANISTICO (Vivienda unifamiliar, piso, centro de ciudad, urbanización, etc.).

– OCUPACION (parado, operario manual, técnico, administrativo, directivo, etc.).

– AFICIONES (deportivas, intelectuales, etc.).

– HABITOS DE COMPRA (Periodicidad, lugares de compra, etc.).

La lista se puede alargar más si incluimos variables menos conocidas como pueden ser ideología política, religión, actitudes diversas (medioambientales, cívicas,…). Precisamente, ese tipo de informaciones ya requieren de niveles más complejos de investigación, complican enormemente el estudio, y consecuentemente sólo se deben acometer cuando se dispone de los medios y del asesoramiento profesional adecuados.

Investigación de mercado: La evolución del estudio de mercado off line al on line.

El consumidor evoluciona al entorno digital, ¿creéis acaso que debemos tener sólo en cuenta su entorno analógico? La respuesta obviamente es NO.

Para cualquier desarrollo de producto o servicio (ya sea de nueva creación o una implementación) se hace indispensable un estudio de mercado. Esta investigación nos proporcionará una visión clara y actual   de a qué mercado y consumidor podemos y debemos dirigir nuestros esfuerzos, como podemos…no ya satisfacer sus necesidades (lejos queda ya la necesidad de satisfacción, aquello era para entornos no saturados de competencia) sino para entusiasmarlos con nuestra propuesta.

En los inicios del Marketing, se aplicaban (y se continúan aplicando) diversas técnicas y herramientas de investigación como son las entrevistas, encuestas, pruebas de observación, experimentación etc…estas dos últimas, son las que han evolucionado de manera más rápida a la par que los mercados.

La razón de esta evolución es bien sencilla aunque desconocida por bastantes empresas y es la siguiente: La conciencia del consumidor se ha vuelto tremendamente impermeable a las acciones comerciales. Es decir, herramientas como las encuestas, entrevistas, paneles etc…cada vez obtienen menores tasas de participación porque el consumidor es reacio a compartir sus intereses con las marcas que persiguen objetivos comerciales.

De ahí que las empresas cada vez recurran a promociones estériles para “comprar” al consumidor consiguiendo atraer tan solo a un perfil de “caza chollos” que son totalmente ajenos al verdadero objetivo de la empresa que es un cliente interesado en la compañia y su producto/servicio a largo plazo. Obvio, si no conoces al consumidor… ¿Cómo vas a convencerlo de que tu producto o servicio es de su interés? ¿Os suena la expresión “vender arena en el desierto”? Este último párrafo cobra aún más importancia si cabe teniendo en cuenta la migración masiva a entornos digitales que está haciendo el consumidor y es que, por ahora si hay consumidores analógicos y consumidores digitales (aunque no son conceptos estancos ya que existe el consumidor híbrido, pero aun no son la gran mayoría, no al menos en España, depende por otra parte mucho del sector) pero no dentro de mucho, como ya se viene diciendo “en el futuro, la empresa que no esté en internet, simplemente no existirá” y por ende, será un fracaso realizar una investigación de mercados sin tener en cuenta el comportamiento del consumidor en el entorno digital.

Cabe destacar que en el pasado, el comportamiento del consumidor era lineal, continuo, incluso podríamos catalogarlo como “predecible” a través de la investigación de mercados. Pero esa linealidad, ese histórico con el que las empresas ya cuentan, las ha vuelto perezosas, estáticas e incapaces de entender que en multitud de ocasiones el comportamiento de un mismo consumidor varía dependiendo de si está en un entorno off line o si se encuentra en el on line.