Equipamiento comercial: Los distribuidores apuestan por muebles más eficientes de alto diseño

FUENTE: Alimarket

El proyecto de ley en materia de fiscalidad ambiental que se aprobará antes de final de año y que gravará el uso de refrigerantes no ecológicos está acelerando el cambio y/o adecuación de los equipos de frío comercial por parte de las cadenas distribución. Por otro lado, cada vez más empresas toman conciencia de la necesidad de ahorrar en la factura eléctrica, teniendo en cuenta que en algunos casos hasta el 65% de los costes de una tienda son imputables a la instalación frigorífica. Se oberva pues, una mayor predisposición por parte de los operadores de la distribución a invertir en soluciones de ahorro energético, que van desde la instalación de puertas herméticas en los muebles de refrigeración, el uso de sistemas de tecnología LED o de ventiladores de alta eficiencia, entre otras. Además, para ajustarse a todas las necesidades, los fabricantes vienen ampliando sus departamentos especializados en la actividad de ‘retrofit’, que permite adaptar el mobiliario sin necesidad de realizar grandes inversiones. Por ello, también se espera una mejor proyección de esta actividad a futuro.

Los cambios realizados en el mobiliario de frío ya se vienen observando desde los últimos años en los establecimientos de las grandes cadenas de distribución como Carrefour, El Corte Inglés, Eroski, Dinosol o Consum, pero ya cada vez son más generalizados. Los muebles antes abiertos pasan ahora a estar cerrados, evitando con ello las fugas de frío en los pasillos y haciendo más agradable el recorrido por la tienda. Asimismo, los equipos se conciben como un instrumento más de ventas y cumplen con las funciones de merchandising necesarias. También las nuevas secciones de frescos, hacia donde se dirigien las principales remodelaciones de las cadenas exigen equipos óptimos de espacio en tienda y diseño.

Todo ello, unido a la expansión de los negocios franquiciados y/o asociados a grandes cadenas como Miquel, Carrefour, Dia, Eroski o Covirán y el aumento de la oferta de productos alimentarios que requieren de frío en el lineal, son factores que vienen reanimando las ventas. Por todo lo expuesto, el sector de frío comercial se muestra optimista y prevé mantener sus ingresos de cara al próximo año, si bien, la demanda no es todavía lo suficientemente fuerte como hablar de una recuperación generalizada, pues también las inversiones de los distribuidores continúan ajustadas. Pero aparte de mantener los clientes del mercado nacional, los fabricante nacionales de frío comercial como Koxka, Frost-Trol o Exkal, han encontrado en el exterior una buena salida a sus productos. Países emergentes están absorbiendo así buena parte de la producción española de estos equipos ante el déficit de productores locales con la misma calidad y eficiencia.

Alta inversión en innovación

Hablamos además de un sector muy puntero en innovación que continúa trabajando para superarse en eficiencia energética y de exposición. Entre las últimas novedades relacionadas con el uso de nuevos refrigerantes y la reducción de su uso en las instalaciones, Carrier Refrigeración ha lanzado el sistema CO2OLtec, que Carrefour e Híber ya han introducido en algunos de sus centros. También son muchas las compañías de frío que vienen apostando por el diseño de muebles de grupo incorporado. Entre ellos, destaca la línea ‘Beluga’ de Costan, la nueva gama de murales ‘Vento’ de AHT Cooling o los últimos modelos lanzados por Koxka y Frost-Trol.